Sabías que el BPA Bisfenol A puede ser peligroso?

¿Sabías que el BPA Bisfenol A puede ser peligroso para la salud?

Los peligros del bisfenol A 

El bisfenol A se usa para elaborar envases plásticos para alimentos y bebidas, botellas, a los que puede transferirse en pequeñas cantidades. Varios estudios intentan determinar su toxicidad y poner límites a su exposición. 

Otros estudios han relacionado la presencia de BPA o Bisfenol A con el desarrollo de trastornos de salud como:

 Niño bebiendo agua embotellada

El equipo de la doctora Deborah Kurrasch, investigadora de la Universidad de Calgary, ha descubierto que la exposición a pequeñas cantidades tanto de BPA como de BPS produce una disrupción de la actividad celular cerebral de los embriones del pez cebra, un modelo biológico muy usado en la investigación porque comparte el 80% de los genes con los humanos. 

Además, los peces expuestos al compuesto tuvieron problemas en los receptores de andrógenos, los encargados de regular los genes de diversas proteínas, que se activan con la testosterona, la hormona típicamente masculina. Algunos medios, como The Washington Post, han especulado con la posibilidad de que esto explique por qué algunas enfermedades asociadas a un incorrecto desarrollo neuronal, como el autismo relacionado con el plástico , están más presentes en niños que en niñas.

No BPA en botellas de plástico envase latas

 

¿Dónde podemos encontrar el BPA Bisfenol A? 

  • En el interior de algunas latas.
  • Biberones (Prohibido en España la venta de Biberones con Bisfenol A).
  • En algunos envases de plástico
  • Botellas De plásticos.
  • Ticket del Supermercado
  • CD y DVD.

El junio de 2011, la Unión Europea prohíbe la venta bIberones con BPA prohibió la venta de biberones de plástico que lleven el componente Bisfenol A (BPA) por sus posibles efectos perjudiciales para la salud.

 ¿Qué dicen los organismos de Salud?

 Parece que no se ponen de acuerdo y mientras algunos países y gobiernos toman medidas otros no lo hacen.

 Ejemplo:

El objetivo es reducir el impacto ecológico procedente de la fabricación de plásticos PET y eliminación de los mismos.

 

  • En Japón, entre 1998 y 2003, científicos, gobierno y la industria alimenticia deciden reducir la cantidad de BPA y logran una disminución en el conjunto de los empaques alimenticios de forma voluntaria., reduciendo la comercialización de productos enlatados con recubrimiento interior de BPA o Bisfenol A, pasando a ser de poliéster.

Puntos de vistas Opuestos:

 La EFSA (Agencia pública de salud alimentaria de la Unión Europa), asegura que no debemos tener motivos para preocuparnos, aunque sí reconoce la existencia de estos posibles perjuicios para nuestra salud, ya que los niveles de exposición a esta sustancia son inferiores a los necesarios para que nos afecte.

 

¡A ver!, ¿Qué cantidad de latas, bebidas embotellas, comida en recipientes de plástico sabe la EFSA que consumo diariamente? Y ¿Qué datos tienen de los recibos de supermercado, CD o DVD que manipulo diariamente?...Ni lo saben, ni les preocupa, en la industria del plástico son muchos los millones de euros que entran en juego.

No es nada sencillo evitar la exposición a los bisfenoles. De hecho, un estudio de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) aseguraba que más del 90% de los estadounidenses tienen trazas en su organismo de BPA , unas cifras que podrían ser muy similares entre los españoles.

Los fabricantes de plástico no han tardado en contestar el estudio, que ha tenido una enorme repercusión mediática en EEUU. “Los autores aseguran que sus resultados son relevantes para los humanos, en particular para las mujeres en el segundo trimestre de gestación”, apunta en The Washington Post Steven G. Nehtges, del Polycarbonate/BPA Global Group. “Pero la realidad es que los humanos están expuestos sólo a unos pequeños niveles de BPA a través de la dieta, y es bien conocido que los humanos convierten el BPA en una sustancia sin actividad biológica conocida, que se elimina enseguida del cuerpo. 

 

¿Qué se puede hacer para evitar niveles peligrosos?

  • Alternativas a las latas. Utilizar cristal en los envases de conservas, especias, bebidas, salsas, etc.
  • Alternativa a las botellas de plástico de un solo uso.
  • Utilizar alternativas, tales como el vidrio, la cerámica, el acero inoxidable, la madera, etc. Son reutilizables, más duraderos y sobre todo, más respetuosos del medio ambiente. En lo que más inciden es en el embotellado del aceite, que debería ser de cristal porque el Bisfenol A BPA tiene una mayor tendencia a filtrarse en este medio.
  • Evitar al máximo usar envases de plástico para cocinar o calentar en el microondas.
  • No hervir los biberones que estén hechos con BPA. Las altas temperaturas, liberan más Bisfenol A a los alimentos.
  • Evitando que envases de plásticos se rayen, ya que de esa manera, transfieren partículas a los alimentos.
  • No reutilizar las botellas de plástico para beber, indicado en las etiquetas que nadie leemos.
  • Como suele ocurrir con las botellas para el agua. Cuánto más sea el tiempo que estén en uso, estos más liberan BPA.
  • No llevar agua en botellas de plástico a lugares en que les dé mucho el sol.

El tiempo dirá quién tiene razón, mientras mejor volver a los inicios y utilizar en nuestro día a día materiasles nobles, vamos los de siempre, los que usaben nuestros abuelos, materiales respetuosos con el medio ambiente y con nuestro cuerpo, la naturaleza es sabia y quien mejor para cuidar de nuestra salud.

 

Mostrar mas

Productos Relacionados

Información sobre cookies

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando en esta página, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información aquí -